.: Nuestro Liceo

HISTORIA DEL LICEO RAFAEL SOTOMAYOR

 

El Liceo Rafael Sotomayor es un establecimiento tradicional de la comuna de Las Condes que por medio siglo ha impartido educación Científico-Humanista con carácter laico destinada a atender a todas las familias del sector.

Su origen como institución educacional se remonta a fines de la década de los ’50, bajo el segundo gobierno de don Carlos Ibáñez del Campo. Por aquel entonces, se hizo necesario contar con establecimientos de Enseñanza Media en la comuna que atendiera a los sectores sociales medios, pues muchos jóvenes debían estudiar en liceos de otras comunas.

En virtud del crecimiento demográfico de Las Condes, la idea no tardó en ganar voluntades. De este modo, el alcalde Alvaro Salamero en conjunto con padres, vecinos y rotarios realizan gestiones ante el Ministerio de Educación para la creación de un liceo de niñas y otro de hombres. Finalmente, siendo Ministro de Educación don Diego Barros Ortiz, se firmó el Decreto N° 2.660 del 17 de abril de 1958 para dar vida al Liceo de Hombres N° 11.

Un problema inicial para que comenzara a funcionar fue la falta de un local adecuado. Sin embargo, el alcalde Salamero logró que las clases tuvieran lugar en la pequeña escuelita, casi rural, de la calle Nuestra Señora del Rosario. Así, la ex Escuela República de Zaire impartía enseñanza primaria en las mañanas y en las tardes cobijaba al Liceo de Hombres. Su primer rector fue don Andrés García Huidobro Guzmán, Profesor de Historia y abogado.

Consolidada la creación del primer Liceo fiscal de la comuna de Las Condes, padres, apoderados y destacados vecinos se movilizan para ubicarlo en un sitio y local definitivos. De esa manera, consiguen el sitio en el lugar donde actualmente se ubica, en Las Tranqueras con Presidente Riesco, cuyo contexto espacial era aún semi-rural. El actual edificio del Liceo fue entregado finalmente para su uso integral en 1962, el cual ya ha visto pasar por sus aulas a miles de jóvenes. La Ley N° 16.257, del 21 de junio de 1965, le dio al Liceo el nombre de “Rafael Sotomayor” como reconocimiento a quien fuera uno de los forjadores del Chile republicano en calidad de servidor público, destacándose como abogado, político, funcionario del Estado y organizador de la victoria de la Guerra del Pacífico. Pero fue su sobresaliente desempeño como Ministro de Educación entre 1857 y 1861, bajo el gobierno de don Manuel Montt, lo que hizo que el rector, Sr. García Huidobro, padres y apoderados lo eligieran para denominar al Liceo N° 11.

A partir de 1981 el establecimiento pasó a ser administrado por la I. Municipalidad de Las Condes conforme a las nuevas disposiciones en materia educacional. Junto a este cambio, el tradicional Liceo de Hombres pronto se transformó en un colegio mixto.

A mediados de la década de 1990 el país estaba involucrado en una discusión en torno a la calidad de la educación. Por ello, las autoridades municipales diseñan un plan a la luz de los antecedentes del Informe Brunner, que propone traspasar los colegios a manos de los profesores, en el marco de una sociedad anónima con estructura empresarial, sin mayores agentes externos que los propios docentes.

A partir de ello se establecen las bases de la autogestión educacional asumida por los profesores y aprobada por los padres y apoderados el año 1995, bajo la premisa de mejorar la excelencia académica, promover el tema valórico y fomentar la participación de la familia. Así, desde 1996 el Liceo de Hombres N° 11, luego Liceo A-68, se transformó en el establecimiento particular subvencionado Liceo Rafael Sotomayor, administrado por sus profesores y supervisado por la I. Municipalidad de Las Condes. Aún así, el espíritu con que fue creado en 1958 se mantiene vigente: No sólo formar buenos discípulos académicamente, sino también buenas personas bajo un proyecto común.

CUENTA PÚBLICA AÑO 2016

Misión

“Desarrollar en los estudiantes una formación inclusiva de calidad, permitiéndoles  lograr competencias individuales y sociales que lo conlleven a la autorrealización”

 

Visión

“Ser una institución educativa que potencie al estudiante en un aspecto integral, con una alta formación valórica e innovadora en pos de una sociedad en constante transformación”

Nuestro Liceo